El 25 de agosto, dentro de los actos de las Fiestas de Moros y Cristianos de “El Camp de Mirra” en honor a San Bartolomé y los Santos Abdón y Senén, antiguos patronos de los labradores valencianos, conocidos popularmente como “Els Santets de la Pedra”, se celebra la representación de “El Tractat d’Almisrà”, una interpretación teatral histórica del pacto que se firmó entre Jaime I de Aragón y, quien más tarde sería su yerno(solo cuatro años después de firmar el tratado, al unirse a una jovencísima Violante de 12 años), el infante Alfonso de Castilla y futuro rey Alfonso X “El Sabio” que actuaba en nombre de su padre enfermo, Fernando III “El Santo”. Un tratado que tuvo mucha influencia en el desarrollo posterior de estas comarcas y en sus divisiones territoriales. El primer texto se representó el 7 de noviembre de 1976 conmemorando el “VII Centenari de la mort de Jaume I” y era de Francesc Gonzàlez Mollà y ya, en 1977, la representación ocupó su lugar actual en los días grandes de las “Fiestas de Moros y Cristianos” Después, en 1979, Salvador Doménech LLoréns hizo una nueva versión que se publicó en el libro” El Tractat d’Almizra. El Camp de Mirra 1244-1984” (en el que José María Soler García aportaba el texto de “Antecedentes históricos”) y que está basada en el “Llibre dels feits” o Crónica de Jaume I, en el documento de donación de Enguera y en el documento original del “tratado”, con un texto totalmente reformado y ampliado que se ha estado representando desde 1982 hasta los primeros años del siglo XXI, en los que los profesores de la Universidad de Valencia, Maria Conca y Josep Guia, lo han adaptado y han editado un nuevo libro “El tractat d’Almisrà” publicado en “Escenes” de la colección “Acadèmia dels Nocturns”, siempre en colaboración con el “Patronat del Tractat d’Almizra”.

La dramatización histórica permite, en una noche de verano, adentrarse en un mundo de música y hechos medievales de la mano de un pueblo que se implica en su recreación, mejorándola año tras año, y haciendo recordar una más de las “escenificaciones” de paz y tregua de unos años convulsos entre las fronteras de los reinos. Fue un grupo de gente de la comarca los que montaron la obra de teatro sobre los textos con la base histórica, y que han ido añadiendo detalles hasta convertirla en una noche mágica de música y palabras, con una puesta en escena que nos transporta desde nuestro siglo XXI al 26 de marzo de 1244, en medio de un campamento medieval improvisado para acoger a tan ilustres visitantes. Desde el inicio, la música ha tenido un papel muy importante, en su estreno, el 7 de noviembre de 1976, se contaba junto al director de escena, Jose J. Menor Pastor, y al director artístico, Josep Navarro i Ferrero, con un director de escena para la banda sonora, Ximo Navarro García y se trajeron una de las danzas guerreras más antiguas “La de la Todolella”, un pueblo de las comarcas castellonencas que era la primera vez que salía de la provincia de Castellón. Las composiciones musicales empezaron siendo del director de la banda municipal de Sevilla, José Albero Francés, oriundo de la población, y colaboraron “El Grupo de Danzas” de Villena en las Coreografías y “El Grup de Dolsainers” de Petrel en la Ambientación Musical. Unos años después apareció una mujer, Matilde Salvador, una de las pocas compositoras españolas, a la que por su trabajo en la música tradicional muy bien se la podría definir como “etnóloga musical”, que aportó diferentes piezas al trabajo previo para cohesionar un enfoque lúdico y festivo a la representación.

Este año 2019, coincidiendo con el 775 aniversario de “El Tractat d’Almisrà”, se ha desarrollado el Congreso ““Tierra de Frontera, Tierra de Encuentro” por La Real Academia Alfonso X “El Sabio” de Murcia junto a “Asociaciones e Instituciones culturales de 14 municipios de tres provincias, Albacete, Alicante y Murcia, y tres comunidades autónomas, Castilla-La Mancha, Comunitat Valenciana y Región de Murcia, que se han unido con el respaldo académico de la Universidad de Alicante /Universitat d'Alacant, Universidad de Murcia, así como de los Institutos de Cultura provinciales, el de “La Real Academia Alfonso X El Sabio” de Murcia, el “Instituto de Estudios Albacetenses” y el “Juan Gil-Albert. Instituto Alicantino de Cultura” y el apoyo directo de diversos ayuntamientos, para conmemorar, a raíz de la firma del Tratado de Almizra (1244), la creación del señorío de “Los Manuel”, Señorío que creó un vínculo histórico de 14 municipios en la segunda mitad del siglo XIII y primeros años del siglo XIV, vínculo que, a pesar de las fronteras políticas posteriores, el paso de los siglos consiguió fortalecer con el trasiego de personas haciendo que hoy en día se compartan gente y familias, costumbres y tradiciones, aspectos económicos y festivos, gastronomía, etc. Las conmemoraciones históricas siempre deben servir como lugares de encuentro en los que compartir y potenciar lo positivo de un pasado común”