Cuando conoces a la madre de tus hijos, normalmente la conoces bastante antes de ser madre.

El cine, una noche de copas, el sofá manta y peli, una cena con los amigos o simplemente una cena romántica con un buen vino... momentos que me sirvieron para conocerte a fondo, para quererte, para compartir risas y llantos, para que te admirase... para convertirte en mi princesa.

Y un día de repente todo se acaba, Lo que llevabamos tiempo esperando por fin llegó, un predictor positivo, seguido de 9 meses de lágrimas repentinas y una dieta bastante amplia de chocolate (a la que me obligaste a seguir con tigo) nos invadieron durante nueve meses, Y sí, todo acabó, llegó nuestra princesa guerrera para colarse en nuestras vidas, y para no salir jamás.

Solo lleva 3 meses entre nosotros, y solo me queda darte las gracias, gracias por darle forma, color, llanto, por hacerla guerrera como tu, y sobre todo por darle una copia de tu sonrisa a nuestra hija.

También llevo tres meses conviviendo con una madre primeriza como tu, y cuando creia que mi admiración hacia ti no podía ser mayor, la escala del uno al 10 se multiplica por 100.

He visto cómo has creado una vida, la alimentas, tranquilizas su llanto con tu aliento, a pesar de tener 3 meses de vida la conoces como si hubieseis nacido juntas, y por si fuera poco al mismo tiempo sigues llevando tus facturas, te pones guapa, e intentas recuperar tu actividad a pesar de no ser nada fácil. Lo mejor de todo es que nadie te ha enseñado hacer todo esto, simplemente lo haces por tu instinto y tus ganas de superarte que nunca acaban, por eso te has convertido en mi reina, en la reina de nuestras vidas.

Hay quien dice que cuando tienes un hijo todo lo demás pasa a un segundo plano y eso es lo único que te importa, pero yo no estoy de acuerdo del todo, tú sigues siendo mi apoyo y mi ejemplo a seguir, y todo lo que sentía por ti se a multiplicado por diez, te has convertido en una REINA para mi.

FELIZ DIA DE LA MADRE

PD: Bienvenida a tu nuevo reinado, bienvenida, al resto de tu vida