El “Día de la Librerías” se celebra desde 2011, es un “Día” organizado por CEGAL (Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros) con el apoyo de la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura del Ministerio de Cultura y de Deporte.

A principio se hizo coincidir con el último viernes de noviembre, el famoso “Black Friday” americano que cada vez se va implantando en más sitios, pero ya lleva unos años totalmente desligado y ahora se suele celebrar el primer o segundo viernes de noviembre con descuentos, promociones, presentaciones y otros eventos que, quizás, puedan servir para adelantar las compras de libros como regalos de Navidad. Este año 2020 se celebra el 13 de noviembre y “Estará marcado indudablemente por las circunstancias sanitarias y por el interés con el que las librerías quieren agradecer el apoyo recibido durante los últimos meses, además de resaltar el importante papel que desempeñan tanto en el sector del libro como en la sociedad, con su arraigo en los barrios y la creación de comunidades lectoras. La campaña se inicia con la difusión del cartel realizado por el ilustrador alicantino Ximo Abadía (Alicante, 1983), con un spot publicitario y distintas acciones promocionales en redes sociales con los hashtags #DíadelasLibrerías y #milibreríasesdebarrio”.

Las Librerías son uno de los puntos que han marcado el aprendizaje y la adquisición de conocimientos casi todas con el título de Papelería-Librería, además de llevar el de “Quiosco” incluido, en ellas también se vende prensa, revistas, cómics, tebeos, fascículos, colecciones,… e incluso golosinas. Muchas de estas librerías de cercanía, en los barrios, han dejado huella en nuestro día a día por ser, quizás, a las que hemos ido a hacer nuestros primeros recados solos, a comprarnos el lápiz, o el boli, o el borrador del cole que habíamos perdido, alguna cartulina para los trabajos de clase, los cromos de algún álbum, alguna golosina,… Con el paso del tiempo han ido cambiando y algunas se han ido especializando en diferentes opciones, unas se han dedicado más a los libros, otras han optado por el material de oficina o por servicios de imprenta y publicidad, otras han llevado muy organizadamente el seguimiento de las colecciones que se adquieren y la encuadernación de fascículos, otras se han decantado por un estupendo servicio de fotocopias y envíos electrónicos e incluso de venta de material tecnológico, otras han incluido material de dibujo y pintura más especializado, algunas han intentado disponer de todos los libros que se publican en Villena, otras de libros religiosos, otras ayudan a las asociaciones locales vendiendo sus publicaciones y “merchandising”, otras se han dedicado a los libros infantiles con álbums ilustrados, puzles y juguetes educativos, algunas incluyen o han incluido la opción de validar apuestas o de colaborar con vendedores de la ONCE,… y casi todas han venido bien para hacer un buen regalo en un cumpleaños o una celebración, son tiendas abiertas los domingos que igual sirven para comprar el periódico de ese día con los suplementos y las promociones, que para conseguir las libretas o la cartulina que necesitaremos el lunes.

Hay mucha librerías que han desaparecido y que en su tiempo eran la referencia para esos jóvenes estudiantes que empezaban el BUP (Bachillerato Unificado Polivalente) en el IES Hnos. Amorós y venían de Onil, Castalla, Biar, Banyeres de Mariola, Beneixama, “El Campet” o Campo de Mirra, La Canyada, Caudete, Fuente la Higuera, Sax,… cada día con los autobuses de Francés o de Montescar y los taxis o vehículos particulares de padres y familiares. Alumnos que tenían que comprar los materiales y los libros de “Lengua y Literatura” de Fernando Lázaro Carreter y Vicente Tusón de la Editorial Anaya que nos acompañaron los tres cursos de BUP y el de COU (Curso de Orientación Universitaria) y en la misma editorial también el de Filosofía de 3º, en la librería “Coro” de “La Puerta de Almansa”, los de las asignaturas de Matemáticas de la alcoyana editorial Marfil para los tres años de BUP y el año de COU y en la misma editorial el libro de Física y el de Química de COU, siempre en “La Imprenta del Paseo”, una librería que estaba en el inicio de “El Paseo de Ruperto Chapí”. Hay pequeñas librerías como “Petrus” en la calle Constitución, desaparecida no hace mucho, donde se podían encontrar casi todos los libros que se publicaban en Villena. Muchas de estas librerías se han quedado asociadas en nuestra memoria a los años de colegios, institutos, academias de idiomas,… con sus libros de textos y sus lecturas obligatorias, otras se asocian a ese sitio que visitas para comprar una revista, un cómic, el próximo libro que vas a leer, o ese que te han recomendado, o ese otro que vas a regalar, o ese libro del pueblo del que no pudiste acercarte a la presentación,… o las librerías-papelerías que, en su faceta de quiosco, reparten bien temprano la prensa por los bares cercanos para que desde el primer café de la mañana, o en el almuerzo podamos disfrutar de la lectura del periódico. La información en papel, cada vez menos solicitada, junto a toda clase de revistas, cómics, tebeos, sobres de cromos, promociones de periódicos y revistas,… ha sido la característica de la “Librería Pujalte”, con ese horario de quiosco siempre abierto, que ha acompañado a varias generaciones de villeneros y gente de la comarca y de los pueblos de alrededor,… Otra librería como “Alfa”, enfrente en la misma calle de la anterior, ha llevado colecciones de libros o fascículos y también era el sitio donde buscábamos esos libros que nos recomendaban los profesores a unos primerizos lectores de novelas, poesía o filosofía, o esos otros que la curiosidad de los fragmentos en los libros de texto nos espoleaba para buscar la obra completa. Después están otras como “Itaca”, “La Cabaña”,…

Hoy en día, y más este año del “quedateencasa” por el Covid 19, internet y las redes sociales forman parte de una gran librería global abierta que acercan la información, y también la desinformación, a los lugares más recónditos y permiten otro tipo de planteamiento de adquisición de ese saber más general que no siempre tiene la posibilidad de fijarse en los detalles locales, manejados mejor desde la proximidad y la cercanía de estos lugares emblemáticos que son las librerías de pueblos y ciudades, en las que muchas veces también se puede comentar las noticias, intercambiar los resultados del futbol o de otros deportes,… hablar con nuestros librer@s.