Como ya ocurrió en otros años, el árbol monumental de la Avenida de Alicante (y también los olmos adyacentes que están junto a él) se encuentra un año mas afectado por plagas de hongos e insectos que de no tratarse urgentemente acabará con todas sus hojas en el suelo, debilitándose así este impresionante e imponente olmo dejándolo a merced de posibles plagas mas graves que puedan finamente acabar con su vida.

No es de recibo que teniendo cada vez menos árboles monumentales en Villena no tengamos un plan de cuidado y mantenimiento, que independientemente gobierne quien gobierne, traten y cuiden como se merece nuestro patrimonio vegetal.

A nuestro querido olmo le da igual quien gobierne en el Ayuntamiento y el resultado de las elecciones. Pero a nosotros, los ciudadanos no, porque cada año las plagas son más agresivas y de no cuidarlo como se merece, en breve este árbol histórico pasará a ser historia.