Cuando realizamos actividades culturales o festivas, no sólo las diseñamos para la diversión, el ocio, también se plantean como elementos dinamizadores de la economía y de la sociedad. Por ello, iniciativas tan consolidadas como las Fiestas del Medievo son tan importantes para nuestro disfrute, impregnando de ingresos económicos y de muestras culturales y musicales que nos enriquecen.

Pero paralelamente a todos estos indicadores que se intentan incorporar por parte de los organizadores, hay otro elemento que se obvia o no se tiene en cuenta con el suficiente peso, y es que, en todo lo que hacemos, “educamos”. En las Fiestas del Medievo “educamos” en la participación. En la cooperación, en el voluntariado...Todos valores positivos que por ello lo han colocado en Fiestas de Interés Turístico Autonómico, pero en ocasiones, encontramos sombras, oscuridades absurdas, que fácilmente pueden desaparecer para que ilumine con mayor intensidad.

En estas Fiestas del Medievo, la organización se empeña en incluir animales como cosas y elementos de diversión. Es el único elemento que realmente recuerda a épocas pasadas de involución, donde hay sufrimiento, sometimiento, esclavitud...El mayor problema de éstas dos exposiciones, la de Granja y la de Cetrería, no son los indefensos y sometidos animales, sino lo que educamos con ellos. Los miles de niños y niñas que pasan por estos stands verán cómo la naturaleza puede ser comprada y castigada. Aves rapaces que son silvestres han sido arrancadas de su hábitat natural (aunque hayan nacido en cautividad, estas especies no están domesticadas por lo que mantienes sus conductas e instintos naturales en estado de libertad). Se les realizarán exhibiciones como si de un circo se tratara, transmitiendo como el “hombre” puede capturar animales y domarlos para que realicen piruetas para otros humanos. Animales de Granja expuestos horas y horas como adornos vivos que trasladarán la imagen a los niños y niñas de seres sin vida, sin sentimientos ni personalidad, sólo las masas de carne en medio de miles de visitantes.

Informes veterinarios de Avatma (Asociación de Veterinarios ante el Maltrato Animal), exponen de manera científica el grado de sufrimiento que se les provoca a los animales en este tipo de festejos.

https://avatma.org/2016/01/05/informe-tecnico-veterinario-sobre-el-sufrimiento-de-los-animales-empleados-en-atracciones-y-desfiles/

Las fiestas del Medievo son grandes, muy grandes, son espectaculares, ¿por qué dejar que sigan con la sombra del maltrato animal y la “educación” errónea que les estamos dando a la sociedad del trato a los animales y la naturaleza? Evolucionemos hacia una sociedad más respetuosa con los seres vivos, dejemos realmente el Medievo para ser una Sociedad Postmoderna.