Estos días en los que debemos permanecer en casa, es importante que nos mantengamos activos en todo momento y que dediquemos tiempo a esos pequeños placeres que tanto nos gustan. Haz una videollamada con ese amigo con el que hace tiempo que no hablas, practica deporte diariamente, lee ese libro que llevas tiempo deseando empezar o mira esa serie que tanto te han recomendado. Aunque también es importante que saques tiempo para hacer todas esas cosas que tienes pendientes en casa. ¿Por qué no empiezas por organizar tus bolsos? Desde Binnari te damos algunas ideas para que pongas un poco de orden en tu colección.

  • Organízalos en cajas

Las cajas pueden convertirse en un recurso muy útil para organizar tus bolsos. Si tienes por casa alguna caja decorativa de tela, de mimbre o de cartón, úsala para guardar tus bolsos. Pero ¿cómo hago para que todos mis bolsos quepan dentro?

Siguiendo las indicaciones de Marie Kondo, la gurú del orden por excelencia, debes empezar por sacar todo lo que lleven dentro, incluso el papel con el que los guardas para que no se deformen. El siguiente paso es guardarlos unos dentro de los otros con las asas por fuera para que puedas localizarlos rápidamente. Para los bolsos más pequeños puedes optar por guardarlos también dentro de archivadores y así reducir el espacio que ocupan en tu armario.

Una vez tengas las cajas y los archivadores llenos de tus bolsos, puedes colocarlos dentro del armario o en la parte superior de una estantería. Si tienes una caja específica para los que más usas, también puedes dejarla encima de la cómoda a modo de decoración para que te sea más fácil encontrarlos a diario.

  • Ordénalos en una estantería

Otra opción muy sencilla y que te será de gran utilidad es organizar tus bolsos en una estantería. Tus bolsos son bonitos y, por lo tanto, también puedes lucirlos en la estantería a modo decorativo como si de una tienda de complementos se tratara. Además, estarán muy bien acompañados de tus libros y del resto de tus elementos decorativos.

Es importante que los coloques por orden según la frecuencia en la que los uses para que te sea más fácil cogerlos los días que vayas con más prisa. Este tipo de organización te permite colocarlos tanto de frente como de lado, en función de la profundidad de tu estantería, para que puedas optimizar todo el espacio.

  • Guárdalos en cajones

Puede que no lo hayas pensado pero las cajoneras de tu armario o de tu cómoda también pueden ser un buen lugar para organizar tus bolsos y no tenerlos a la vista. En este tipo de organización tiene mucho que ver la profundidad de tus cajones y el tamaño de tus bolsos. Aunque siempre puedes recurrir a las recomendaciones de Marie Kondo para optimizar el espacio.

  • Utilízalos para decorar una pared

Mostrarlos a modo decorativo en una estantería a organizarlos en una pared a la vista de todos. Esta opción es más arriesgada, pero puede darle un toque de elegancia y distinción a alguna de las paredes de tu hogar. Utiliza ganchos o perchas y empieza a colocar tus bolsos favoritos. Seguro que todos se quedan fascinados cuando vean todos tus bolsos decorando la pared.

  • Cuélgalos detrás de la puerta

Los percheros que se colocan detrás de las puertas son el escondite principal de las chaquetas y bolsos que más sueles usar a diario. Nosotros te proponemos la opción de guardar todos tus bolsos detrás de una puerta de forma ordenada y decorativa para aprovechar este espacio. Con un colgador vertical podrás organizar todos tus bolsos de una forma sencilla. Además, será muy útil para esos días en los que vas corriendo y necesitas coger un bolso y salir pitando por la puerta. Esta opción puedes utilizarla tanto para la puerta de tu habitación como para el interior de la puerta de tu armario.

Ahora que ya te hemos dado varias ideas, aprovecha la cuarentena para organizar tus bolsos, es el momento de ponerte manos a la obra. ¡Aunque ya te avisamos de que esta reorganización de bolsos puede convertirse también en una limpieza de aquellos que hace años que no usas! En ese caso, es importante que no los tires, esa es siempre la última opción. Averigua cuál es el punto más cercano de recogida de ropa usada y, cuando todo esto pase, dona tus bolsos para que otras personas puedan darle una segunda vida. ¿Te animas?