La Obra Social de Caixapetrer ha ayudado a costear la compra del nuevo teclado del Centro de Especialización de Atención a Mayores. Esta colaboración, más allá del coste económico, implica poner en valor la capacidad artística de unas personas muy activas, a pesar de la jubilación, con espíritu joven, que siguen teniendo muchas cosas que aportar a la sociedad.

Según el director de la rondalla, Isidro Alemañ, “la ayuda nos viene muy bien porque al disponer de un piano eléctrico podemos trabajar diferentes repertorios completos, lo que musicalmente también llena más el conjunto”. El taller del coro ofrece efectos muy beneficiosos “pues se estimula el trabajo en grupo, la memoria, la voz y el oído”, señala su responsable.

Para Reme Cano, componente de la rondalla, “es una oportunidad para pasarlo bien y hacer posible el gusto por cantar que tenía desde joven”.

Por su parte, Julio Bernabé, un aficionado a la zarzuela y los orfeones, destaca que en los tres años que lleva como miembro del coro se ha producido una evolución, “aunque no había cantado nunca antes”. Y reconoce que “se va sacando punta, pero queda mucho camino por recorrer”.

A través de esta actividad se suma vida a los años y no años a la vida, compartiendo una afición musical, conociendo a otras personas y desarrollando unas habilidades musicales que despiertan los aplausos del público en cada actuación.