Esta mañana se ha presentado en INESCOP el Congreso Nacional de Calzado que se celebrará en Elda, el próximo 7 de octubre, en la Fundación FICIA. El congreso estará organizado por INESCOP y el Cluster Calzado Innovación (CCI), con la colaboración de la Federación de Industrias del Calzado Español y servirá de punto de encuentro nacional en el que se expondrán los principales avances del sector hacia las “Fábricas del Futuro”. El congreso se ha hecho coincidir con la Feria Co_Shoes & Accesories, que celebra el sector del calzado y conexas en IFA los días 5 y 6 de octubre, con el fin de los fabricantes y comerciales de calzado de toda España que acudan a la feria, puedan asistir al congreso.

A la presentación ha asistido el alcalde de Elda, Rubén Alfaro, el presidente de FICE, José Monzonís, el recién nombrado presidente de INESCOP, Antonio Porta y César Orgilés, que ahora ha pasado a ser asesor tecnológico del instituto. Este último ha resaltado que tras más de 20 años apoyando el Congreso Técnico Internacional del Calzado, INESCOP y el Cluster Calzado Innovación, con la colaboración de FICE y el apoyo de diversos organismos y colectivos, organizan el primer Congreso Nacional de Calzado en un momento en el que está naciendo un nuevo modelo productivo en España y en Europa: la Industria Digital.

Según los responsables de este congreso, si la máquina de vapor dio pie a la primera revolución industrial, la electricidad a la segunda y la automatización a la tercera, ahora la hiperconexión mediante tecnologías digitales entre las personas y de estas con las máquinas, así como los cambios en los hábitos de consumo y la amplitud de las fuentes de información están dando lugar a una nueva revolución en la industria, conocida con el título de Industria Conectada 4.0.

El sector del calzado, parte con ciertas ventajas gracias al trabajo realizado en los últimos años como la incorporación de las tecnologías de diseño, prototipado y producción asistidas por ordenador. Y dentro de este “trabajo” las tecnologías españolas, también las desarrolladas por INESCOP, tienen un papel preponderante en todo el mundo. Desde la horma al corte, pasando por el patronaje y casi todos los componentes de un zapato, hasta el marketing on-line, el mundo digital está integrándose de forma paulatina en el sector, según Cesar Orgilés.

En Elda ya se hacen hormas digitalizadas, hay programas de diseño de horas y se crean modelos virtuales de diseños artísticos sobre hormas en 3D. Todo esto va a requerir personal más cualificado que desarrolle y gestione las tecnologías, los procesos productivos y los sistemas de gestión. La tecnología tendrá que convivir con la mano de obra experta y cualificada.

Rubén Alfaro ha señalado que “es un orgullo como alcalde que la primera sede de este Congreso Nacional de Calzado se celebre en Elda, cuna de la tecnología del sector”. Y ha asegurado que el objetivo del congreso es “hacer una reflexión de la cuarta generación de la industria del calzado y cual es su papel en los tiempos que vivimos”. Alfaro espera que Elda sea la “punta de lanza” que lidere esta nueva etapa en la que se adentra el sector, la de la Industria Conectada”.

Por su parte, el presidente de FICE, José Monzonís, ha insistido en que “los empresarios tienen una magnífica oportunidad para apostar más allá de la marca y del prestigio, es decir, apostar por la innovación”.

El objetivo es desarrollar la “Fábrica del Futuro”, con tecnologías de automatización conectadas y colaborativas que facilitan una fabricación más flexible, posibilitan la personalización de productos, con una fabricación próxima al mercado y con tiempos de entrega más cortos. Esto supondrá una mayor competitividad del calzado español en los mercados, según el presidente de FICE.

Por último, Antonio Porta, presidente de INESCOP, ha resaltado el buen comportamiento que ha tenido la industria del calzado con respecto a otros sectores durante los años de crisis. Por ello se siente orgulloso del trabajo que se ha desarrollado en el sector, así como por parte de INESCOP y asegura sentirse orgulloso de la ciudad de Elda.

Esta nueva era supone para la empresa, la integración de toda la cadena de valor, la información digital para mejorar las predicciones y toma de decisiones y el acceso digital al cliente, el beneficio debe ser la competitividad global. Para el cliente, un producto con un alto nivel de personalización, una mejora de la calidad gracias a la eliminación de errores e imprecisiones manuales y una mayor participación en el proceso.