La obra más costosa de toda la historia de Elda, 4,5 millones de euros, hace aguas por todos lados. Así lo denuncia el concejal de Deportes que dice estar “cansado y decepcionado” de ver como una instalaciones que fue gran obra impulsada por el Gobierno de la popular Adela Pedrosa, con fondos del Plan Confianza, presenta numerosas deficiencias cinco años después de haberse inaugurado.

“A quién le cabe en la cabeza que en una obra de estas dimensiones, con este presupuesto, pusieran bolsas de plastico en lugar de tela asfáltica para impermeabilizar los vestuarios. Esto es de locos”, dice el concejal que ha anunciado una inversión de 10.000 euros para subsanar esta deficiencia y ha recordado otras muchas deficiencias en esta instalación que se encontró el actal equipo de Gobierbo tras acceder al Ayuntamiento.

Además del problema de las filtraciones que en los vestuarios ya tuvo que hacerse una primera intervención porque el agua llegaba hasta un aula en la que se imparten clases de kárate, ha habido otros “pufos” como el deficiente sistema de iluminación (que también tuvo que ser reparado); su perímetro no se ha cerrado (de hecho sigue con vallas de obra), lo que plantea problemas deseguridad y la tribuna carece de una cubierta completa que pueda proteger al público en caso de lluvia. El concejal se ha preguntado si “¿Tendremos que levantar todo el campo para descubrir si existen otras deficiencias?” Y si esa le parece una buena solución al PP después de todo el dinero que se invirtió.

Gómez, de quien el portavoz popular ha dicho que le echaba mucha “literatura” a este tema ha lamentado que el edil del PP “frivolice con un tema tan importante, con tal de echar balones fuera de lo que fue una mala gestión suya y de sus compañeros en una obras en la que se invirtió muchísimo dinero y en la que hay deficiencias que son bochornosas”.

El concejal de Deportes ha dicho que “esta es la seña de identidad del Partido Popular, que gastó a manos llenas dinero de los planes E y Confianza en obras faraónicas, descuidando la ciudad, recortando contratas que son esenciales como la de limpieza y, sin embargo, no vigilando que la obras se acometieran en las debidas condiciones”.

“Por lo tanto”, ha subrayado el regidor “lo del señor Muñoz es es literatura pero de ciencia ficción, porque todo esto es cuanto menos alucinante, y sin contar con los falsos proyectos anunciados durante sus ocho años de mandato como el bus guiado en el que sólo invirtió dinero, y no poco, en maquetas y dibujos”.