Cientos de eldenses se agolparon por las calles del Barrio Numancia para vivir por quinto año consecutivo el "Via Crucis de la Pasión de Jesucristo".

Desde mucho antes de la hora prevista, la Plaza Josefina Manresa, el nuevo escenario de la primera parte de la representación, estaba lleno de vecinos del barrio y de otros puntos de la ciudad e incluso de fuera. Buscaban las mejores posiciones para divisar el juicio como paso previo al via crucis procesional.

Una vez desarrollada esta primera parte, los espectadores acompañaron a los actores y figurantes por el recorrido hasta el monte aledaño para escenificar la crucifixión de Jesús y los dos ladrones.

Caía la noche y el frío se hacía patente pero el público aguardaba con emoción el momento cumbre de la representación.

Dos horas y cuarto de un acto que hizo que muchos presentes derramaran lágrimas de emoción ante el trabajo de los actores aficionados que dieron vida con mucho realismo a los personajes.

Aplausos para finalizar el preludio de la Semana Santa eldense que oficiosamente comienza con esta representación.