Muchas veces los conductores de buses urbanos se lamentan de la falta de civismo de los conductores de coches al aparcar sus vehículos en las paradas de bus urbano. Ello obliga a los buses a parar o estacionar fuera de las mismas para recoger viajeros con la consiguiente congestión de tráfico que se provoca.

No es la primera vez, tampoco, que se ve a conductores de buses urbanos parar a coger viajeros fuera de la zona delimitada para ello por serles más cómodo. Pero lo presenciado hace unas horas bordea el colmo de lo inadmisible.

Bus urbano estacionado en medio de la calzada de la concurrida Calle Santa Bárbara de Elda. La parada (como se observa en la fotografía de Ágora Habla) libre de vehículos y apta para estacionar el bus. El conductor se apea y se dirige a un bar cercano a tomar un café, dejando el vehículo de transporte público por espacio de 10 minutos apx. estacionado en medio de la vía pública con el consiguiente trastorno para los coches. Los vehículos tenían que invadir el carril contrario para poder seguir con su recorrido con el peligro que ello conlleva.