Cuidar es el mayor acto de amor hacia los demás. Para cuidar hay que ser valiente, responsable, entregado y de una pasta especial. Lo que cuidamos dura más. Cuidar de la pareja, de los hijos, de los padres, de la familia, de los amigos…

Las palabras, los actos, los silencios, los pensamientos… e incluso lo que a veces no hacemos pueden ser parte del cuidar. Pero en ocasiones ese darse a los demás de forma continua puede acabar con la energía del que cuida. Por eso es necesario cuidar al cuidador y enseñarle cómo cuidarse para que pueda seguir adelante, y procurar el bienestar de a los que se quiere.

Con este propósito, el de “Cuidar al que cuida”, en el Centro de Salud de Marina Española durante el mes de junio se han llevado a cabo una serie de talleres dirigidos al cuidado del cuidador en los que además de herramientas dirigidas al autocuidado, se han puesto en común inquietudes y experiencias dirigidas al cuidado de pacientes dependientes.

Porque cuidarse también es cuidar