El Ayuntamiento de Elda ha reabierto esta mañana las instalaciones de la Biblioteca Municipal Alberto Navarro, ubicada en la calle Padre Manjón, después de dos meses de inactividad por la crisis sanitaria y tras pasar Elda a la fase 1 de la desescalada. La biblioteca prestará servicio, de lunes a sábado, de 9.00 a 14.00 horas, para las actividades de préstamo y devolución de obras, así como información bibliográfica y bibliotecaria. Sólo se podrán consultar en una sala preparada aquellos documentos y volúmenes que no tienen servicio de préstamo.

La Biblioteca cuenta con dos números de teléfonos (966 989 229 / 965 380 402) y un correo electrónico (biblionavarro.correos@elda.es) para agilizar el proceso de préstamo y devolución de libros, y también para la información bibliográfica y bibliotecaria.

La reapertura se realiza con medidas restrictivas con el fin de asegurar el cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene y garantizar la salud, tanto del personal de la biblioteca como de los usuarios, que deben acceder con mascarilla, desinfectarse las manos y respetar las distancias y la señalización.

Entre otras limitaciones, no podrán llevarse a cabo actividades culturales, ni actividades de estudio en sala o de préstamo interbibliotecario, así como cualquier otro servicio destinado al público distinto de los mencionados en el párrafo anterior.

Además, no se podrá hacer uso de los ordenadores y medios informáticos de las bibliotecas destinados para el uso público de los ciudadanos, así como de catálogos de acceso público en línea o catálogos en fichas de la biblioteca. Las obras serán solicitadas por los usuarios y proporcionadas por el personal de la biblioteca. Una vez consultadas, se depositarán en un lugar apartado y separadas entre sí durante al menos catorce días. Las colecciones en libre acceso permanecerán cerradas al público.

Rosa Vidal, concejala de Cultura, ha afirmado que “el objetivo es ir recuperando la normalidad poco a poco en nuestras bibliotecas, pero siempre garantizando el cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene que las autoridades sanitarias han decidido”.

En este sentido, Vidal ha explicado que “se han tomado todas las medidas necesarias para que no corran riesgos ni el personal que trabaja en la Biblioteca ni los usuarios y usuarias que acudan a ella, garantizando en todo momento que se guarda la distancia entre personas y que los libros que son devueltos tras su utilización permanecen aislados y apartados los 14 días que establece la normativa del Ministerio de Sanidad”.