Sobre las 15.18 horas, de ayer lunes, la Policía Local recibió aviso desde un establecimiento hotelero, en el que se informaba de ciertos ruidos y golpes en una de las habitaciones, ocupada en esos momentos por un hombre y una mujer de origen extranjero.

Personados de inmediato en el lugar, pudo observarse que la mujer que abrió la puerta de la habitación llevaba arañazos en cara, cuello y brazos, pudiendo observar, de igual modo, botellas rotas en el suelo, la habitación revuelta y sangre en las sábanas.

La víctima en un primer momento manifestó que el varón que se encontraba con ella era su novio y que la había amenazado de muerte, si bien, a continuación varió su manifestación diciendo que sólo era su amigo. Por lo anteriormente dicho, y ante los indicios racionales y suficientes de la comisión de un posible delito de violencia de género y/o de amenazas graves, se procedió a la detención de un hombre, el cual fue entregado en Policía Nacional.