El Ayuntamiento ha decidido acotar de manera preventiva la zona de juegos infantiles de la céntrica plaza de Castelar en la que esta mañana se han recogido dieciséis palomas muertas y otras enfermas, activando el protocolo de actuación habitual en estos casos.

La Policía Local ha dado parte al Seprona de la Guardia Civil para abrir diligencias sobre este caso, al tiempo que se ha movilizado a la empresa Fobesa para proceder a una limpieza de choque en la zona, la empresa Lokímica y la Universidad de Alicante analizarán los animales muertos para determinar las causas, y se ha dado aviso a la protectora de animales para que traslade a las aves enfermas.

De momento se desconoce las causas que han provocado la muerte de estos animales, aunque todo parece indicar que se trata de un envenenamiento masivo a falta de determinar la sustancia que se ha utilizado.

El concejal de Servicios Públicos, Eduardo Vicente, ha pedido a las familias con niños que acuden a jugar a esta céntrica plaza que “extremen las precauciones”, al tiempo que ha informado que la zona permanecerá vallada hasta que se determinen las causas que han originado este problema.