El Centro Mujer Rural ubicado en la Casa Colorá ha retomado el servicio presencial con cita previa para atender a las mujeres víctimas de violencia de género. Este centro, ubicado en unas instalaciones municipales que el Ayuntamiento de Elda ha cedido temporalmente a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana, suspendió la atención presencial tras la declaracióndel estado de alarma por la COVID-19, aunque ha mantenido el seguimiento telefónico que han establecido durante estos meses.

La sede de Elda, que atiende a las mujeres de las comarcas del Alto y Medio Vinalopó, l'Alcoià, El Comptat, la Costera y la Vall d'Albaida, ha iniciado como el resto de centros que integran la red de atención a las mujeres víctimas de violencia de género de la Comunidad Valenciana, el proceso de desescalada, con visitas presenciales a través de cita previa, que se obtiene llamando al teléfono gratuito 900 580 888.

Alba García, concejala de Igualdad y Protección de la Infancia, la Mujer y el Mayor, ha asegurado que “es una buena noticia que este centro vaya recuperando poco a poco su funcionamiento habitual porque, aunque desde los Ayuntamientos se ha mantenido la atención a las víctimas de violencia machista de manera telefónica, consideramos que se trata de un servicio fundamental, especialmente para las mujeres que viven en zonas de interior o en el ámbito rural, donde es mucho más difícil prevenir y ayudar a las víctimas”.

El Centro Mujer Rural de Elda atendió durante el año 2019 a 313 mujeres, de las cuales 239 acudieron por primera vez y el resto tenía ya un expediente abierto en otro Centro Mujer de la red. De las que fueron atendidas por primera vez, el 65% interpuso denuncia contra su maltratador o agresor y el resto no lo hizo. ,

La problemática más frecuente es el maltrato físico y psíquico (71%), maltrato psíquico (21%) y el 8% restante se debe a violencia sexual (agresiones, abusos y acoso)

Atención y seguimiento

La red de atención a las mujeres víctimas de violencia de género ha estado operativa a lo largo de todo el estado de alarma, en el que se ha realizado atención y seguimiento telefónica y, además, se han atendido presencialmente aquellos casos de mayor urgencia.

La atención se ofrece priorizando aquellas situaciones que, por su especial gravedad y urgencia, la requieran de manera presencial, continuando y manteniendo los seguimientos de forma telefónica como se ha venido haciendo desde que se decretó el estado de alarma el pasado mes de marzo por la crisis sanitaria de la COVID-19.

Uno de los criterios que se ha tenido en cuenta a la hora de priorizar las citas previas ha sido el que las primeras atenciones que se realizaron de forma telefónica al inicio del estado de alarma, de manera que se puedan afianzar las intervenciones realizadas desde entonces y poder complementar la intervención psicosocial.

Las atenciones que se ofrecen también a los niños, niñas y adolescentes se van a realizar, igualmente, de forma presencial, ya que se dispone de espacios independientes, siendo más fácil respetar las medidas de distanciamiento interpersonal.