El Ayuntamiento de Elda, a través de la Concejalía de Igualdad y Mujer, ha efectuado una auditoría de la utilización de lenguaje inclusivo en la comunicaciones municipales externas. Este estudio se enmarca en el cumplimiento del II Plan Municipal de Igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, y concretamente la acción 8 del área de Administración Pública igualitaria, y con el I Plan de Igualdad del Ayuntamiento de Elda y sus Organismos Autónomos, que correspondería a la medida 8 del área de Formación en igualdad, comunicación, lenguaje e imagen no sexista.

La concejala de Igualdad y Mujer, Alba García, ha asegurado que “desde la Administración Municipal se lanzan y publican comunicaciones internas y externas, escritas, orales o infográficas, que después son reproducidas en redes sociales municipales, en la página web y en publicidad, entre otras vías. Estas comunicaciones son consultadas por la ciudadanía, por lo que es muy importante que en ellas reflejemos valores respetuosos e igualitarios”.

La auditoria señala que “la desigualdad de mujeres y hombres, que afectan a todas las esferas sociales, se pueden ver reflejadas a través del lenguaje y la comunicación al hacer uso del masculino como genérico, a través del cual se refuerza y potencia la invisibilización de las mujeres. Es por ello que se ha introducido el concepto de ‘lenguaje inclusivo’, a través del cual se pretende aumentar los referentes femeninos y, en general, la visibilización de las mujeres. De manera que se cumple con el artículo 14 (apartado 11) la Ley 3/2007 de igualdad entre mujeres y hombres, el cual insta a la "implantación de un lenguaje no sexista en el ámbito administrativo y su fomento en la totalidad de las relaciones sociales, culturales y artísticas”.

La auditoría ha analizado diferentes tipos de documentos municipales, como ordenanzas, convocatorias, bases, dípticos y programas informativos, cartelería, así como publicaciones en redes sociales y en la página web municipal.

El estudio recomienda evitar palabras precedidas de determinantes y pronombres, no utilizar palabras masculinas que engloben un colectivo y en fórmulas dobles, alternar el masculino y femenino en primer y segundo lugar, utilizar el femenino plural ‘mujeres’ y palabras neutras para englobar colectivos específicos, así como nombrar las profesiones y cargos en femenino.

Alba García ha asegurado que “en aras de mejorar el uso del lenguaje inclusivo a nivel interno en nuestro Ayuntamiento, el gobierno local aplicará las medidas recomendadas por esta auditoría”.