Las concejalas de Fomento Económico y Empleo, Silvia Ibáñez, y de Bienestar Social, Alba García, han hecho balance hoy del Plan de Formación y Futuro en el que han participado todas aquellas personas que durante los últimos meses se han beneficiado de las ayudas sociales puestas en marcha por el Ayuntamiento de Elda para apoyar a las familias afectadas por la crisis sanitaria.

Silvia Ibáñez ha afirmado que “en el mes de abril se pusieron en marcha, a través de la Concejalía de Bienestar Social, un programa de ayudas de urgencia social que llegó a cerca de 500 familias eldenses. Estas ayudas se enmarcan en la apuesta del gobierno local por poner a las personas en el centro de todas nuestras políticas y apoyar a las familias y hogares más golpeados por la pandemia con el objetivo de que en Elda nadie se quede atrás por la crisis sanitaria”.

Ibáñez ha recordado que “uno de los requisitos para la obtención de esta ayuda era la participación en las acciones formativas que, desde la Concejalía de Fomento Económico y Empleo, se pusieron en marcha. Los objetivos de este plan eran: dar a conocer la realidad del mercado laboral, proporcionar estrategias y herramientas para la búsqueda de empleo, y aumentar la motivación en personas que han pérdido el empleo”.

La concejala de Fomento Económico y Empleo ha asegurado que “cuando pusimos en marcha este plan el espíritu de la iniciativa era aportar una formación básica pero muy centrada en el objetivo de mejorar la posibilidades de encontrar un trabajo”.

Por su parte, Alba García ha afirmado que “desde el gobierno local tenemos muy claro que las ayudas sociales no deben reducirse a ayudar y apoyar a las familias que más han sufrido o están sufriendo las consecuencias de la también, también debemos permitir que todas aquellas personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad o de exclusión tengan opciones verdaderas de incorporarse al mercado laboral”.

García ha destacado que “el balance que realizamos, tanto desde el área de Bienestar Social como de Empleo, es muy satisfactorio. La formación, desarrollada durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, ha permitido mejorar las habilidades laborales, especialmente las de carácter digital, e incrementar las posibilidad de obtener un empleo”.

En total, en los cursos de formación han participado:

·277 personas en el curso de Empleabilidad desarrollado en la UNED, con una participación del 62%

·103 personas en la formación sobre limpieza realizada en el EPA Antonio Porpetta, con un 69% de participación.

·96 personas en el curso sobre comercio llevado a cabo tambén en el EPA Antonio Porpetta, con una participación del 64%.

·83 personas en el curso de hostelería, que ha finalizado esta misma semana en el CPIFP Valle de Elda con un 56% de participación.

Alba García ha explicado que “como cada persona estaba convocada a dos talleres, Empleabilidad y la especialidad elegida, podemos contabilizar un total de 345 personas ha participado en uno o más talleres, esto supone un 77%”.

Quince personas dejaron los cursos por encontrar un empleo y el resto de faltas de asistencia han estado provocadas por enfermedad, entre ellas personas afectadas o en cuarentena por Covid-19, por encontrarse fuera de Elda cuidando a familiares o por estar haciendo otros cursos, entre otras cuestiones.

La edil de Bienestar Social ha destacado que “las valoraciones del alumnado han referido la importancia de hacer clases más prácticas y de más tiempo de duración. Los datos de valoración de los cursos es muy alto y en los cuestionarios realizados a los participantes la valoración media se sitúa en 4,66 sobre 5”.

Alba García ha afirmado que “la experiencia ha resultado muy positiva porque gran cantidad de personas han adquirido habilidades para la búsqueda de empleo, con el consiguiente empoderamiento de los y las participantes. Desde el gobierno local el próximo año volveremos a desarrollar este tipo de formación para todas aquellas personas que reciban ayudas sociales por la crisis sanitaria”.