Ayer fue una mañana muy especial en la que varias generaciones del barrio Caliu de Elda se volvieron a reunir.

Una reunión muy significativa y emotiva para contarse sus vivencias. Muchos abrazos entre ex-futbolistas ya que hoy en día cada uno se dedica a otros quehaceres pero hay una cosa que jamás olvidaron, la amistad.

Esa amistad que se forja gracias a un balón de por medio, muchas sonrisas, recuerdos y, como uno, un partido de futbol para recordar esos tiempos.

El barrio les une para siempre y éste no será el primer encuentro que vivan.