El popular cantautor y youtuber, Aldo Narejos, actuará en el auditorio municipal de Caudete en el que será el acto de inauguración de la cuarta edición del Numskull Brass Festival Caudete. Las entradas para esta actividad, dirigida a públicos de todas las edades, podrán conseguirse en taquilla mediante un donativo de 6 euros —3 euros en el caso de los niños de menos de 10 años— antes del inicio de la actuación, que dará comienzo a las 20.00 horas.

Aldo Narejos nos conquistó a todos en YouTube con sus vídeos acerca de la fórmula del éxito, que acumulan millones de visualizaciones, y su famoso videoclip unto a Berto Romero y Ana Morgade, en el que ponía música de reguetón a los textos de Calderón de la Barca, Sor Juana Inés de la Cruz y Miguel de Cervantes.

¿Es verdad que todas las canciones que suenan en la radio son iguales? ¿Cómo es posible que personajes famosos como Kiko Rivera puedan convertirse en cantantes de la noche a la mañana? ¿Cuál es la fórmula del éxito? Estas y otras preguntas serán abordadas por este joven compositor y cantautor autodidacta, youtuber, emprendedor y psicólogo que con su guitarra, un ordenador y la colaboración del público asistente nos mostrará de una manera práctica y divertida los secretos mejor guardados de la industria discográfica.

Así explicaba Fernando Conde, en el diario ABC, en qué consiste esta actuación para toda la familia:

«Aldo Narejos es músico y es cantante, pero no es Enrique Iglesias… No es Enrique Iglesias ni quiere serlo. O no, al menos, desde un punto de vista musical —supongo que su cuenta corriente no le importaría tenerla; a mí tampoco—. Pero, según este crítico musical, psicólogo y youtuber de éxito, criado a los pechos del valle de los Pedroches cordobés, Enrique Iglesias ni siquiera sabe cantar. Aunque tampoco le hace falta, afirma Aldo, porque para eso están los ordenadores y los programas informáticos. Pero, ¡cómo es posible!, ¡qué me estás contando —o cantando—, Aldo! ¡Cómo que uno de los artistas que más discos vende en el mundo, que más salas llena y que más canciones del verano ha parido en los últimos diez años no sabe cantar…!

Pues sí; justamente eso les ha dicho —y les ha demostrado— a los cientos de chavales que han podido disfrutar de un programa educativo y divulgativo de primer nivel. Eso y que, por ejemplo, una de cada tres canciones de las que escuchamos y tarareamos hoy en las radiofórmulas comerciales son ¡la misma canción! Esto puede parecer una boutade, una salida de tono e, incluso, la afirmación gratuita de alguien que va un poco sobrado. Pero entonces, va Aldo y se pone a cantar sobre el escenario el estribillo de un montón de canciones de moda que repiten constante y machaconamente una misma secuencia de acordes, a saber, Sol-Re-Mi-Do. Y con esos cuatro elementos, como si se tratase de los cuatro elementos de la alquimia clásica, y añadiendo unas letras sencillas que hablan indefectiblemente de tres únicos temas («mami, yo quiero estar contigo»; «mami, si no estoy contigo, yo me muero»; y «mami, no te vayas… con otro; pero si te vas, vamos a ser felices los cuatro»), la industria musical va atontando melódicamente a los jóvenes y, de paso, haciendo caja con una facilidad que sólo se entiende en una sociedad idiotizada como la que vivimos.

Y en ese mismo sentido, Aldo Narejos, que debe de ser el individuo más odiado por los sellos discográficos de todo el mundo (junto con el inventor del Emule), remata su faena asegurando que la música comercial, además, ejerce una función destructiva sobre los niños. Y lo cierto es que después de ver su espectáculo uno acaba convencido de que así es, y que ese reggaetón, que todo lo copa ahora, no es otra cosa que una dosis sedante y de fácil administración para adoctrinar y aborregar cabezas. ¡Qué asco de mundo! ¡Ojalá hubiera muchos Aldos!».

Esta actividad, que forma parte del programa X Las Lunas, cuenta con el apoyo de los comercios Óptica Parra, Ferretería Sánchez y Joyería Lucas, además de con la colaboración de las concejalías de juventud y cultura del M.I. Ayuntamiento de Caudete y la S.U.M. Santa Cecilia de Caudete.