El pasado lunes, sobre las 23.45 horas, en Las Jornetas de Caudete ardieron dos contenedores: el iglú del vidrio, de color verde y el del plástico, de color amarillo. El de papel, azul, quedó ligeramente afectado. Guardia Civil y Policía Local actuaron con celeridad sofocando el incendio.

Afortunadamente, no hubo que lamentar daños. Al árbol que esta más próximo del iglú se le aprecian algunas hojas quemadas aunque no se cree que se seque. No son los primeros contenedores que arden. Lo pueden hacer de forma fortuita o bien responder a un acto vandálico. Ya son media docena los que han sido pasto de las llamas. En la última semana tres, lo que ya empieza a preocupar.

De momento, ni el alcalde ni el concejal de Seguridad Ciudadana han dado información. Es de suponer que estarán investigando y que cuando tengan algo que decir así lo harán. De lo que sí se podría informar es si se han puesto de acuerdo ayuntamiento y consorcio para, en caso de daños a coches, personas o inmuebles, saber a quien le corresponde hacerse cargo de pagar para que no ocurra como en 2015 en la Plaza de San Cristóbal.

En aquel acto vandálico, ayuntamiento y consorcio se quitaron el muerto de encima. Después de muchos "viajes" por parte de los vecinos afectados, el consorcio pagó el arreglo de la fachada "por un compromiso adquirido previamente y sin que sirva de precedente", decía el informe.