Cuando se cumple el centenario de su nacimiento, el artista caudetano José Pérezgil será distinguido, a título póstumo, por la Diputación de Alicante como "Hijo Adoptivo de la provincia". Así lo ha propuesto el diputado de Cultura, César Augusto Asencio, a través de una iniciativa de la Fundación Cultural Frax de L’Alfàs del Pi para distinguir al artista.

Asencio ha alabado los méritos de este creador que “desarrolló en nuestra tierra su brillante carrera profesional, dejándonos un importante legado artístico tanto a nivel local como nacional”.

El Diputado ha recordado que a través de su obra se recogieron paisajes de diversas poblaciones como Monóvar, Orihuela, Crevillent, Dénia, Xàbia, Xaló, Elda o Villena “y vistas urbanas de Alicante, en especial de la zona del Benacantil, el barrio de Santa Cruz y el de Benalúa”. En sus cuadros, las salinas, almendros en flor y casas de pescadores “son una constante en su iconografía”.

Nacido en Caudete, Pérezgil se trasladó a Alicante en 1925, cuando sólo tenía siete años. En la capital iniciaría años más tarde su aprendizaje en la Academia dirigida por Manuel Cantos. Tras conseguir una Beca de la propia Diputación, ingresó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid.

Ya con premios y reconocimientos en su haber, recibió una beca del Ministerio de Educación Nacional para ampliar su formación en Francia y en Suiza, y otra de la Fundación Juan March, que le llevó a Italia en 1960. Pérezgil dirigió la Escuela Profesional de Bellas Artes de Alicante de 1949 a 1960.

Entre los reconocimientos que recibió están el haber sido nombrado Académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, la San Carlos de Valencia, la San Telmo de Málaga y la Santa Isabel de Hungría de Sevilla, además de Caballero de San Antón de Orihuela.

También fue nombrado Hijo Adoptivo de Alicante ciudad en 1979 y miembro del Consell de Cultura de la Generalitat en 1987.