Este es otro caso más de inseguridad ciudadana. El sábado de madrugada entraban a robar y a causar destrozos en varios chalets situados en el Camino de Villena, el que sale de la Avenida Virgen de Gracia a la altura del Polideportivo Municipal. En uno de los chalets enganchaban un remolque a un tractor y con todo lo que habían robado en los otros chalets salían con el vehículo en marcha rompiendo la puerta metálica. De película.

Tras dar una vuelta por el sembrado de enfrente y sentirse descubiertos por los vecinos, que ya habían avisado a la Guardia Civil, abandonaban el tractor y el botín -varias motosierras, garrafas de aceite y otros enseres- y salían huyendo dejando la puerta tirada en medio del camino.

En uno de los chalets quemaron varios palomos y en otro causaban daños en la cocina, rompían una televisión y con spray pintaban la bancada de la cocina. Otro vecino que tenía previsto hacer una fiesta familiar le destrozaban la bebida y la comida. En otro chalet rompían una luminaria. Y así en este plan.

Cuando por la mañana me he acercado a que los vecinos me dieran algunos detalles de lo ocurrido, uno de ellos me ha dicho que ¡ahí no había acabado la cosa! ya el domingo por la tarde los vecinos vieron a unos intrusos forzando la puerta de la vivienda colindante a la de su hija, en Callejón del Moto.

Hace unas semanas, Ganemos solicitaba la puesta en marcha de un Consejo, Junta o Mesa de Seguridad, llámenle ustedes como prefieran, con el único fin de analizar la situación y aportar soluciones para ver de mejorar la maltrecha seguridad ciudadana. No pueden quedarse estas acciones delictivas en encogerse de hombros y manifestar "sabemos quienes son... pero no se puede hacer nada porque son menores de edad".

Todos los vecinos con los que he hablado coinciden en lo mismo que dijo Cicerón: "Esto no puede continuar así porque la paciencia tiene un límite". Sabemos que son menores de edad, pero se les olvida que tienen padre y madre a los que dirigirse para ver de enderezar estas conductas delictivas.

Lo que pretende Ganemos es muy razonable: afrontar el problema desde la Junta Local de Seguridad en colaboración con los Servicios Sociales y demás agentes (Policía, Guardia Civil, Cáritas, Cruz Roja, Protección Civil...) que puedan aportar soluciones. Y no juntarse solamente vísperas de las Fiestas Patronales para controlar el uso de la pólvora que es lo único que parece preocuparles a los de Albacete.

No. No nos podemos cruzar de brazos. "No se trata de restarle protagonismo a nadie sino de ayudar, colaborar y proponer soluciones para mejorar la convivencia", decía Ganemos hace tan solo unas semanas.

Cada vez que Ani ha sacado a la palestra este asunto, el concejal de Seguridad ¡se ha molestado!. ¿Qué se ha hecho para mejorar la seguridad ciudadana? Explíquenselo ustedes a los propietarios de los chalets del Camino de Villena que empezaban el fin de semana yendo a formular denuncias al cuartel y a contactar con el seguro para ver qué pueden salvar. El que no lo tenga asegurado...¡Ya me dirán!