La autovía A-33, supondrá una alternativa muy interesante para los desplazamientos entre Murcia y Valencia por el interior, ya que la longitud del recorrido entre Murcia y Valencia quedará establecida en 212 km, frente a los 258 del recorrido actual por la costa, suponiendo un ahorro de 46 km y 25 minutos en el tiempo de viaje.

El Ministerio de Fomento ha informado en un comunicado que ha iniciado las obras de la construcción del último tramo de la Autovía A-33, entre el enlace con la RM-424 en Yecla y el enlace con la N-344 en Caudete, que cuenta con un presupuesto de 88,81 millones de euros y 16 kilómetros de longitud.

Con la finalización de la autovía A-33 unido al previsto Arco del Noroeste de ciudad de Murcia, se produciría un trasvase importante del tráfico del corredor Mediterráneo de la A-7 y AP-7 hacia la A-33 con destino entre la Comunidad Valenciana y Andalucía ya no será necesario pasar por las ciudades de Murcia y Alicante.

El nuevo tramo de autovía se inicia desde la ciudad de Yecla, donde la autovía A-33 conecta provisionalmente con la carretera autonómica RM-424 y finaliza conectando con el siguiente tramo de la A-33 al oeste de la población de Caudete.

También se ha proyectado para este tramo dos enlaces para conectar con las carreteras autonómicas RM-424 y RM-425, 4 viaductos, 5 pasos superiores, 11 pasos inferiores y un paso de fauna.


Los trabajos preparatorios ya han comenzado: replanteos topográficos, preparación del terreno, nueva señalización etc. La nueva autovía constará de 2 calzadas, 2 carriles de 3,5 metros, arcén derecho, de 2,5 metros, arcén izquierdo de 1 m, berma exterior de 1 m y mediana de