En cuanto a los murciélagos, debemos reconocer su importancia de su función en el equilibrio del ecosistema. Son excelentes polinizadores, controladores de plagas y dispersores de semillas. Son irremplazables en esa función y son tan efectivos que existen árboles que solo dependen del murciélago. Más de 150 tipos de plantas dependen de los murciélagos para reproducirse.

Para ayudar a que estas especies no desaparezcan y cumplan su función como insecticidas naturales y controladores de plagas, desde el ayuntamiento de Aspe se van a instalar 20 cajas nido repartidas por el municipio en puntos claves para su descanso. Con esto se consigue que polinicen las flores, dispersen las semillas y controlen las plagas de pequeños insectos en el municipio, ya que la inmensa mayoría se alimenta de ellos, como los mosquitos manteniendo su población a raya.

En un solo día, cada ejemplar de murciélago come un millar de mosquitos. Las hembras son incluso más voraces, en época de cría pueden llegar a ingerir hasta 3.000 ejemplares.