El presupuesto para el área de Servicios Sociales en el Ayuntamiento de Aspe durante el año 2019 asciende a casi un millón de euros ( 929.751), lo que supone un aumento de casi 250.000 euros con respecto a las cifras de principio de legislatura en 2016 y más del doble con respecto a 2011. El concejal de Bienestar Social, Jonatan Molina, destaca que se trata de una “cifra récord” y la más alta de todas las consignadas en el Ayuntamiento de Aspe en materia social.

El edil de Izquierda Unida recuerda que “el importe presupuestado en 2016 para servicios sociales fue de 682.173 euros, una cantidad que ha ido aumentando progresivamente durante la presente legislatura hasta llegar a 2019, en el cual se ha presupuestado el mayor gasto social de la historia del Consistorio aspense”.

Molina indica que “una de las prioridades que nos planteamos cuando comenzamos a gobernar era trabajar para las personas de Aspe, y los servicios sociales son una parte fundamental para asegurar este objetivo”. En concreto, este aumento se ha producido en iniciativas como el Programa de Intervención con Menores y Familia, la atención a población inmigrante a través de la oficina PANGEA, el Programa de Emergencia Social, los convenios con todas las asociaciones de carácter social del municipio, la adquisición de material para el Banco de Ayudas Técnicas para Personas Dependientes y el Servicio de Ayuda a Domicilio, entre otros.

Estos programas, señala el concejal de Binestar Social, “tienen un impacto positivo en toda la población, ya que se mejora la atención de las personas dependientes, se aumentan los recursos para las asociaciones que trabajan con enfermos de alzheimer, con personas con discapacidad o con la atención urgente en emergencias”. “Durante estos años -prosigue el edil de IU-, además de aumentar los recursos económicos dedicados a servicios sociales también se ha trabajado en el aumento de la plantilla de servicios sociales, lo que ha permitido reducir los tiempos de espera en los trámites y en acercar los servicios sociales a toda la población”.

Jonatan Molina resalta que “los servicios sociales sirven para ayudar a las personas que más lo necesitan y son la cuarta pata del Estado del Bienestar. Deben estar al nivel que la sanidad, la educación o las pensiones. Si cuando nos duele la garganta no dudamos en ir al médico, ¿por qué no acudir a los servicios sociales cuando tenemos un problema de carácter social?”, comenta el edil.

En la actualidad, el área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Aspe cuenta con 25 trabajadoras y trabajadores que gestionan más de 20 programas relacionados con mayores, dependencia y diversidad funcional, familia, infancia y adolescencia, inclusión social y prestaciones y ayudas económicas. Para transmitir y dar a conocer todo este importante trabajo, desde entre el 8 y el 12 de abril se celebrarán las I Jornadas de Visibilización de los Servicios Sociales de Aspe, que contarán con distintas actividades de difusión e información a la población general. Aspe somos un ejemplo en toda la Comunidad Valenciana en materia de Bienestar Asocial y así no lo han hecho saber desde la Generalitat Valenciana a través de la Conselleria de Polítiques Inclusives e Igualtat.