El Ayuntamiento de Aspe ha adquirido un millar de máscaras de protección facial y ha comenzado su reparto por los comercios de la población con el objetivo de que sus propietarios y empleados estén protegidos, más si cabe después de que se haya iniciado la apertura de tiendas, peluquerías, asesorías o aseguradoras, además de establecimientos de comestibles como carnicerías, pescaderías, panaderías y pastelerías, que han permanecido abiertas desde el primer momento.

La concejala de Sanidad y primer teniente alcalde, Yolanda Moreno, que es la encargada de coordinar todas las iniciativas contra el coronavirus que se están llevando a cabo en el municipio, recuerda que "llevamos dos meses atendiendo y proporcionando material de protección sanitaria para intentar evitar los contagios del covid-19 y ahora hemos comprado mil caretas protectoras que se van a repartir entre más de cien comercios que hasta ahora estaban cerrados y que ya han comenzado a funcionar".

La edil, enfermera de profesión en la UCI del Hospital de Alicante, recuerda que "hay que tener mucha prudencia y seguir tomando medidas de seguridad con mascarillas y caretas protectoras. La batalla contra el coronavirus no está todavía ni menos ganada". Por eso, desde el la responsable municipal pide que "los comerciantes abran sus puertas con la medidas de seguridad e higiene correspondientes, respetando las distancias de seguridad, desinfectando todos los útiles y artículos que puedan ser utilizados, además de que los clientes intenten acudir con cita previa para evitar los contagios", señala Yolanda Moreno.