El Ayuntamiento de Aspe prevé reducir este año en 265.000 euros el consumo energético respecto al año 2012, según ha informado el concejal de Servicios y Conservación, Caralampio Díez. Para conseguir dicho ahorro, se ha reducido el consumo de un millón de vatios a 300.000, junto a la retirada de alrededor de mil farolas en el municipio para redistribuir los puntos de luz y favorecer el ahorro.

El mantenimiento de la iluminación LED es mucho menor que el de farolas con iluminación tradicional, y permite detectar más fácilmente cuándo una bombilla debe ser cambiada ya que la iluminación tradicional no muestra realmente si está fundida o no, pues tiene que calentarse previamente para funcionar a pleno rendimiento.

“Hemos partido de un 2012 de 810.000 euros de presupuesto a un 2019 de 545.000 euros. En 2011 y 2012 hubo una subida de cinco puntos de IVA, y además la subida del coste la energía. Se ha generado un ahorro alrededor de 500.000 euros desde 2010 a 2019” afirma Caralampio, quien confirma que, de manera inicial, se instaló a modo de prueba. “Nos hemos formado e informado, hemos asistido a conferencias donde todos los técnicos tienen un mismo pensamiento: hay que apostar por la tecnología LED, el ahorro es muy significativo y requiere un menor mantenimiento”, asegura el edil.

Para finalizar, Caralampio destaca que el Ayuntamiento no tiene deuda, y que ha sido capaz de generar beneficio: “Hemos creado el servicio de basuras, de limpieza, y eso supone medio millón de euros de beneficio. Hemos generado más trabajo, sobre todo en servicios sociales. Hemos adquirido vehículos nuevos para la recogida de basura, para la limpieza y todo se organiza desde el Ayuntamiento”.