El próximo jueves 14 de Noviembre, se vuelve a celebrar como cada año el Día Mundial de la Diabetes, la campaña de concienciación sobre esta enfermedad más importante del mundo, instaurado por la Organización Mundial de la Salud desde 1991, como respuesta al alarmante aumento de los casos de diabetes en el mundo, con el propósito de dar a conocer las causas, los síntomas, el tratamiento y las complicaciones asociadas a la enfermedad.

El Día Mundial de la Diabetes nos recuerda que la incidencia de esta grave afección se halla en aumento y continuará con esta tendencia a no ser que emprendamos acciones desde ahora para prevenir este enorme crecimiento. Con este motivo y como viene siendo tradición, la Asociación de Diabetes de Villena y Comarca, (ADIVIC), se vuelve a sumar a la campaña de iluminación de monumentos de color azul que se realiza en todo el mundo el día 14 de Noviembre, y ha solicitado a la Asociación Pro-Restauración de la Ermita de San José, cambiar el color de la iluminación habitual del campanario de la torre de Santa María, para que aparezca iluminada por el color Azul, que es el símbolo mundial de la lucha contra la Diabetes, y así desde el día 14 de Noviembre hasta el domingo día 17, aparecerá la torre del campanario de la iglesia de Santa María, iluminada de color azul, al igual que lugares tan emblemáticos del mundo como el London Eye en Inglaterra, la Torre Eiffel en París, la Opera de Sydney en Australia, el Allianz Arena de Múnich en Alemania, la Torre de Pisa en Italia, el Cristo de Corcovado en Río de Janeiro, el, la Sirenita de Copenhague, la Puerta de Alcalá en Madrid, la Torre Agbar y la Sagrada Familia en Barcelona, la Catedral de Toledo, etc…Desde aquí queremos darle las gracias al Ayuntamiento y a la Asociación Pro-Restauración de la Ermita de San José, por su colaboración.

Además, ADIVIC como actividad más en esta jornada mundial, el sábado día 16 de noviembre desde las 10:00 hasta las 14:00 horas, instalará una carpa, en las inmediaciones de la plaza de María Auxiliadora, donde se procederá a informar, orientar y asesorar a todas las personas diabéticas y ciudadanos en general de todo lo relacionado con esta enfermedad. Habrá una degustación de productos aptos para diabéticos, así como información y revistas relacionadas con la enfermedad y además se practicaran también controles de glucemia en sangre.

Cada año, la campaña del Día Mundial de la Diabetes se enfoca en un tema que dura uno o más años. El tema central de este año 2019 es “Familia y Diabetes”.

La Federación Internacional de Diabetes quiere concienciar acerca del impacto que la diabetes tiene sobre la familia y la red de apoyo de los afectados, y está promoviendo el papel de la familia en la gestión, el cuidado, la atención, la prevención y la educación de la diabetes, animando a las familias a obtener más información sobre los síntomas de la diabetes y descubrir el riesgo de padecer la diabetes tipo 2. La investigación realizada por la FID en 2018 ha revelado que los padres tienen dificultades para detectar esta grave afección crónica en sus propios hijos. A pesar de que la mayoría de las personas encuestadas tienen un familiar con diabetes, resulta alarmante que cuatro de cada cinco padres tengan problemas para reconocer los síntomas. Uno de cada tres no los detectaría en absoluto. Estos hallazgos destacan la necesidad de educación y concienciación para ayudar a las personas a detectar a tiempo los síntomas de la diabetes.

La falta de conocimientos sobre la diabetes significa que detectar los síntomas no es sólo un problema para los padres, sino que es un problema que afecta a una gran parte de la sociedad. Resulta especialmente preocupante, debido a que los signos son más leves en la diabetes tipo 2, la más frecuente y responsable casi el 90% del total de casos de diabetes. Hoy día, una de cada dos personas que viven con diabetes no ha sido diagnosticada.

De no tratarse ni controlarse, la diabetes puede generar complicaciones que pueden afectar seriamente a la vida de quien la padece. Entre ellas se encuentran la ceguera, las amputaciones, la insuficiencia renal, los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares, por ello un diagnóstico temprano y el tratamiento son clave para ayudar a retrasar y prevenir complicaciones que pueden amenazar la vida. La diabetes ha sido la causa de cuatro millones de muertes en 2017. La prevención de la diabetes tipo 2, la única que se puede prevenir, también incumbe a la familia, ya que el 50% de la diabetes tipo 2 se pueden prevenir mediante la adopción en cada casa de estilos de vida saludables, comidas saludables y la práctica de ejercicio conjuntamente. La FID ha puesto en su página web, a disposición de todas las personas, un cuestionario breve para evaluar sus conocimientos sobre la diabetes e identificar de forma rápida el riesgo de padecer diabetes tipo 2, de una forma simple y práctica.

Las últimas cifras conocidas a finales de 2016 señalan que la prevalencia de la diabetes siguen aumentando, y además de manera extraordinaria en los países de ingresos bajos y medianos, a pesar de que una gran proporción de los casos de diabetes tipo 2 son prevenibles, siendo ya 415 millones de adultos los afectados por esta patología en la actualidad; un número que se espera aumente hasta más de 600 millones de personas en el año 2040, o lo que es lo mismo, dentro de algo más de 20 años, si no se hace nada para evitarlo, 1 de cada 10 adultos en el mundo tendrá diabetes. La diabetes es la cuarta causa de mortalidad en los países desarrollados.