La Fiscalía reclama una pena de dos años y medio de cárcel para un hombre que abusó sexualmente de su jefa en un comercio de Sax, según el escrito de acusación al que ha tenido acceso este diario. El acusado es un hombre de nacionalidad española que trabajaba en un bazar asiático en el municipio, mientras que la víctima es la persona que regentaba el negocio.

La mujer, de nacionalidad china, le acusa de haberle realizado tocamientos cada vez que se quedaban solos en el negocio. Asimismo se reclama por parte de las acusaciones una orden de alejamiento que le impida acercarse a la mujer durante cuatro años.

El acoso sexual a veces no entiende jerarquías. Los acosadores suelen aprovecharse de la relación de superioridad en el trabajo que tienen con sus víctimas para obligarlas a acceder a sus peticiones sexuales. Sin embargo, hay ocasiones en que aún sin esa superioridad jerárquica también puede perpetrarse la situación de acoso en el trabajo. En el caso denunciado, el acusado era un empleado del comercio que dependía laboralmente de su víctima.

El asunto se encuentra en un juzgado de lo Penal de Alicante a la espera de que se celebre el juicio, una vista que se podría prolongar en una larga espera dado el colapso existente en esa jurisdicción, con listas de espera que llegan a los dos años.

2015 y 2016

Los hechos se remontan a los meses comprendidos entre el inicio de 2015 y los de 2016, en el que el acusado, de 45 años de edad, trabajaba de manera intermitente en un comercio asiático sito en el centro de Sax. Según el escrito de acusación, a lo largo de ese tiempo en repetidas ocasiones el procesado aprovechó para hacer tocamientos a la mujer que regentaba el bazar «con la intención de satisfacer sus deseos lúbricos». El hombre la habría tocado los pechos y la vagina e incluso llegó a lamerle la mejilla, según denunció la víctima.

La mujer, que está personada en la causa con acusación particular, sostiene que el acusado tenía estas conductas con ella cada vez que se quedaban a solas, en los pasillos del bazar o en la zona del almacén. Tanto la acusación particular como el Ministerio Público reclaman penas idénticas por estos hechos, dos años y seis meses de cárcel por un delito continuado de abuso sexual. Asimismo, los dos piden que el acusado no se pueda acercar a menos de 250 metros de la víctima en cualquier lugar en que se encuentre por un periodo de cuatro años. En los escritos de acusación, no se especifica indemnización alguna a percibir por la víctima por parte del acusado por los daños morales sufridos.

El asunto se ha investigado por un juzgado de Villena tras la denuncia presentada por la víctima. El instructor ha visto indicios de delito en la conducta del acusado que le ha enviado al banquillo por un presunto delito continuado de abusos sexuales, ya que los tocamientos se habrían tratado de un conducta prolongada en el tiempo durante los meses en los que el hombre estuvo trabajando en el bazar.

La causa ya se encuentra en un juzgado de lo Penal de Alicante esperando fecha para el juicio, aunque se trata de una de las jurisdicciones más colapsadas en la provincia por la falta de juzgados, por lo que la fecha para la vista oral todavía podría prolongarse durante más de un año.

Enlace de la noticia: http://www.diarioinformacion.com/sucesos/2017/08/0...