La comarca del Alto Vinalopó se está convirtiendo en un foco de vertidos ilegales. A los ya sabidos de Villena, hay que sumar los de Sax. Este fin de semana ha sido “catastrófico” en cuanto a vertidos incontrolados. Se ha vertido todo tipo de cosas en ocho diseminados, en calles (una lavadora), junto a contenedores soterrados, junto al ecoparque y en el Casco Antiguo.

La tarea de recoger todo esto (solo lo del pasado fin de semana) les va a costar a los sajeños y sajeñas más de 1.000 euros, que pagan entre todos para reparar esta indecencia.

El consistorio está haciendo todo lo posible por prevenir estos hechos (campañas, patrullas de vigilancia) pero se necesita más, "necesitamos la colaboración ciudadana. En un sentido, para no realizar estos vertidos, y en otro para denunciarlos cuando los veamos, llamando inmediatamente a la Policía Local", apuntan desde el Ayuntamiento de Sax.

"Este tipo de actos solo sirven para desacreditarnos como pueblo, denigrando la estética de nuestro municipio y pudiendo crear problemas sanitarios para todos. No penséis en los partidos políticos que gobernamos. Esto no es cosa de política, es cosa de urbanidad, de convivencia y de higiene", aseveran.

Heces en la piscina municipal

Por otro lado, y siguiendo con actos vandálicos, el pasado domingo día 17 de junio, la piscina municipal tuvo que ser cerrada a lo largo de toda la mañana. A primera hora se puedo apreciar que flotaban en el agua heces humanas, por lo que se procedió al tratamiento que exige la ley y se cerró la instalación municipal hasta las 16.00 horas.

Desde el consistorio sajeño se apuntó que "se trata de un nuevo récord. El primer día de apertura y alguna persona se ha dedicado a saltar la valla y defecar en la piscina pública".