La consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, ha comprobado in situ los trabajos de restauración que avanzan a buen ritmo y ha anunciado que la Conselleria financiará con 289.000 euros la segunda fase de las labores de restauración ambiental.

La primera fase de los trabajos de restauración postincendio en Beneixama entra en su recta final. Apenas seis meses después de que se declarara el fuego, el pasado 15 de julio, ya se ha completado una serie de actuaciones de urgencia destinada sobre todo a la recuperación de sendas, la retirada de madera quemada, la construcción de barreras y fajinas antierosión y las medidas de recuperación de la fauna.

La inversión conjunta de primera y segunda fase asciende hasta los 589.000 euros, una cifra que se traduce, de media, en 707 euros por hectárea afectada: la mayor dotación por hectárea de los últimos años.

Mollà ha destacado las reuniones conjuntas que el Ayuntamiento de Beneixama, la plataforma ReplanaRest y la Dirección General de Prevención de Incendios vienen manteniendo desde el pasado mes de noviembre para coordinar las acciones.
En este sentido, Mollà ha confiado en el modelo Beneixama de amplia participación como referencia para las futuras actuaciones postincendio que se centrarán en las hectáreas quemadas en el monte de propiedad municipal.

El director general de Prevención de Incendios, Diego Marín, ha explicado que esta segunda etapa, consiste en la consolidación de taludes y muros de piedra, la tala de árboles que implican un riesgo fitosanitario, la adecuación de pistas en mal estado así como medidas antierosión en elementos patrimoniales como el Barranc Franc, el Pouet de la Neu el Pou del Bellod y el Pou del Madronyal.

"La capacidad de escucha, de diálogo y la voluntad de sumar, son algunos de los avales de este proceso de trabajo compartido, que comienza ahora una nueva etapa y que se prevé sólido en el tiempo gracias al seguimiento, revisión y evaluación continua", ha señalado la consellera.

La ejecución corre a cargo de la administración autonómica, mientras que el Ayuntamiento se encargará de la asistencia técnica y la plataforma vecinal, junto con otras entidades, serán las responsables de adecuar el sendero CV52.

Mireia Mollà, que este miércoles presentó el nuevo Mapa de Combustibles Forestales de la Comunidad Valenciana y la aplicación RFOC, ha enfatizado en la apuesta renovadora de la Conselleria en materia de prevención y en los resultados positivos de 2019, año que ha registrado el menor número de incendios en la Comunitat desde que se tienen registros.

Día del Árbol

La consellera también ha participado en un proyecto de plantación y educación ambiental en Cañada (Alicante) dentro de las actividades programadas en el marco del Día del Árbol.

En la jornada niños y niñas de la localidad han participado también en esta acción pedagógica de respeto a la naturaleza y conservación ambiental.

Mollà ha resaltado los "superpoderes" de los árboles, ya que depuran el aire, protegen el suelo, reducen el efecto invernadero, mantienen la biodiversidad y son clave en la lucha contra el cambio climático.

La Conselleria colabora con la donación de 100.000 plantas procedentes de los viveros forestales de la Generalitat, que se corresponden con especies autóctonas adaptadas a la realidad forestal de cada zona.