El Ayuntamiento de Petrer, a través de la concejalía de Hacienda, ha decidido volver a congelar las tasas e impuestos municipales para 2020, lo que supone que no se aplicará la subida del IPC, como sí se hace en otros municipios. Así lo ha anunciado esta mañana el concejal de Hacienda, Ramón Poveda, quien ha subrayado que es el quinto año consecutivo que el Ayuntamiento congela las tasas e impuestos municipales, “además de haber reducido o eliminado varias de estas tasas durante estos años de gobierno”.

Gracias al rigor económico demostrado en estos cuatro años, el Ayuntamiento puede permitirse la congelación de las tasas, es decir, estamos reduciendo la presión fiscal a la ciudadanía, pero sin que afecte a los servicios y a las inversiones, que se están manteniendo y mejorando”, ha indicado Poveda.

El concejal ha recordado que Petrer es uno de los municipios de la Comunidad Valenciana donde menos impuestos y tasas se pagan. “De hecho, si nos comparamos con algunas localidades, los impuestos o tasas que se pagan en Petrer pueden llegar a ser la mitad”, ha apuntado el edil.

NUEVA BONIFICACIÓN IBI PARA 2020

El concejal de Hacienda también ha anunciado una nueva bonificación sobre el IBI aplicable a partir de 2020. En concreto, se bonificará con un descuento de un 30% de la cuota del IBI durante los tres primeros años a aquellas viviendas residenciales que instalen sistemas de aprovechamiento técnico o eléctrico de energía proveniente del sol, “las conocidas como placas solares, tal como ha especificado el concejal.

Para poder beneficiarse de esta bonificación, será necesario que el uso de la energía obtenida con la instalación de las placas solares sea para autoconsumo, no para la posterior venta de la energía generada.

Esta bonificación del IBI se suma a las que hasta ahora ya estaba aplicando el Ayuntamiento de Petrer en los casos de familias numerosas, de viviendas de VPO y de inmuebles cuya actividad sea construir, urbanizar o la promoción inmobiliaria.

La intención de esta medida es poner nuestro granito de arena como institución para fomentar el uso de energías renovables no contaminantes. Sabemos que para cualquier vecino que instale placas solares, el desembolso inicial es importante. De esta manera, contribuimos durante los tres primeros años a una rebaja en la cuota de un 30%”, ha declarado el concejal, quien ha especificado que “un recibo medio de IBI puede rondar los 500 euros, lo que con la bonificación de un 30% tendría un ahorro anual en torno a los 150 euros”.