A mediodía de hoy se han congregado cientos de caudetanos a las puertas del Ayuntamiento para mostrar su repulsa por el crimen de Ana Hilda Linares.

El alcalde de la localidad, José Miguel Mollá, ha iniciado a esa hora los 5 minutos de silencio en recuerdo de la fallecida.

Al término, el alcalde ha dirigido a los congregados unas escuetas palabras. «Que sea el último suceso de este tipo que tengamos que lamentar en Caudete», ha dicho.

En la concentración han participado también los hijos de Ana Hilda, que han sido arropados por los numerosos asistentes a este sencillo acto.

Para hoy ha sido decretado día de luto en Caudete, y las banderas ondean a media asta en el Consistorio local.