Un tramo de diez metros del camino peatonal de acceso al castillo de Sax cedió en el pasado mes de febrero arrastrando bloques, tierra y hormigón ladera abajo. Se trata concretamente de la zona donde comienza la rampa más inclinada, a escasos metros de un cartel informativo y del abandonado centro turístico.

Como ya informó el Diario Información entonces, el suelo se hundió provocando un derrumbe parcial del camino que también se llevó por delante parte de los muros de protección y contención. Afortunadamente en ese momento no se encontraba en la zona ninguna de las numerosas personas que, sobre todo los fines de semana y días festivos, suelen visitar la emblemática fortaleza que domina los valles del Alto y Medio Vinalopó.

Las causas del peligroso hundimiento fueron las continuas filtraciones de agua como consecuencia de las abundantes precipitaciones del pasado invierno.

Días después de producirse el derrumbe los operarios de la brigada municipal colocaron una decena de vallas para acotar el paso por el punto más peligroso. Además, un folio en la puerta de acceso al camino del castillo advertía a los caminantes que llevase precaución por peligro de desprendimientos. A partir de entonces, según informaron las fuentes municipales consultadas, debía elaborarse un informe técnico para determinar el estado en el que se encuentra todo el camino y las intervenciones a realizar para reparar los desperfectos.

Desde entonces han pasado ya ocho meses y nada se ha hecho para subsanar el problema. La zona del derrumbe sigue acotada con vallas y tampoco se han retirado los escombros que cayeron en la pinada de la ladera.

El Ayuntamiento de Sax no informó en su día a la población sobre lo ocurrido pero el PP ha preguntado varias veces en el pleno sobre este asunto. «Lo vamos a reparar en cuanto podamos», ha sido la sucinta respuesta del gobierno de PSOE-Podemos.

En cualquier caso, los ciudadanos de otras localidades que deseen visitar la fortaleza lo pueden hacer, sin ningún problema, a través de la escalinata que parte de la plaza de la ermita de San Blas.