A la tercera... fue la vencida. Las dos veces anteriores la mesa de contratación detectó errores que finalmente se han subsanado y un Dacia Duster será el vehículo con el que trabajará la Policía Local. Será cerca de Navidad, que es el plazo que la empresa adjudicataria tiene para equipar y pintar el coche adaptándolo a la normativa y las necesidades que le exige el Pliego.

Se trata de un coche sencillo, con tracción a las cuatro ruedas y con un coste aproximado, totalmente equipado, de unos veintitantos mil euros. Esta más que necesaria dotación llega con varios años de retraso después de haberse anunciado varias veces en Pleno por el anterior Alcalde.

I.I denunció el retraso ya que era una de las condiciones que impuso para aprobar los anteriores Presupuestos. Lo cierto es que el coche nunca llegaba. Anunciaban un remanente de 500.000 euros,como sinónimo de buena gestión económica, a costa, claro, de dejar tirados a unos y a otros. El anterior vehículo no estaba para muchos trotes y tuvieron que recurrir al de la foto inferior. Muy lamentable la cosa, por la mala imagen que damos.

Esperemos que no quede solo en "un coche" ya que la Policía, para realizar su trabajo en condiciones, necesita de más y mejores medios y de más personal preparado y adaptado a las necesidades actuales. El primero, unas dependencias en condiciones. Las actuales se quedaron obsoletas desde el primer día que se inauguró ya que no reúne condiciones ni de habitabilidad ni de accesibilidad. ¡Nunca debieron instalarlos en semejante cuchitril!

Estando en fase de redacción de los Presupuestos Municipales-2018, pronto sabremos de las intenciones del Equipo de Gobierno para ver si de una vez por todas no tiene que quedarse la población tantas horas al mes sin poder vigilar las calles y sin poder atender al público.

Es en los Presupuestos donde apreciaremos si de verdad hay interés por empezar a modernizar este cuerpo para intentar recuperar la consideración y respeto de la ciudadanía que, desde hace años, anda muy cuestionado. Sin medios materiales y técnicos, divididos, con poco personal, sin el reciclaje de los que disponemos y con políticos que no valoran su trabajo....¡pocos milagros se pueden hacer!