El Ayuntamiento de Biar ha reconocido el trabajo realizado durante décadas por Pedro Valdés Soler y Roberto Colomina en el mantenimiento y reparación del reloj de campanario de la iglesia de la Asunción de Biar. Valdés y Colomina han sido los encargados, en los últimos años, de mantener el mecanismo en perfecto estado para que con sus toques, los habitantes de la villa se alegrarán de los días de fiestas, de los nacimientos o se entristecieran por la pérdida de uno de sus vecinos.
La alcaldesa, Magdalena Martínez y el concejal de Obras y Servicios, José Soler, recibieron en el despacho de Alcaldía a Roberto Colomina a quien entregaron un plato de cerámica de Biar en agradecimiento por su labor mientras que se acercaron a la vivienda de Pedro Valdés para entregarle el mismo obsequio.


El pasado mes de febrero, el Ayuntamiento de Biar decidió digitalizar el reloj tras la jubilación del relojero Roberto Colomina. El mecanismo antiguo ha quedado en el campanario y junto a él, se ha colocado uno de montaje eléctrico para que los cambios de hora y ajustes sean automáticos.
El reloj a dos caras se puede ver en la torre de la iglesia, ubicada en la plaza de la Constitución, la torre consta de cuatro cuerpos y remates y está decorada con motivos geométricos. La planta del campanario es cuadrilátera ligeramente achaflanada. El reloj data de 1885 y es de fabricación francesa.