Menos mal que han solucionado el tema de la instalación del punto de carga eléctrica en les Balconades en 24 horas. Ahora todo son prisas en subsanar el problema después de que el PP lo sacara a la luz ayer, aunque según los diferentes comunicados aparecidos, las obras se han paralizado gracias a la Asociación Amics del Patrimoni de Biar. Nosotros nos preguntamos: ¿Hubiera sido así si el Grupo Popular del ayuntamiento no hubiera denunciado los hechos rápidamente?

¿Dónde estaban todos los concejales del equipo de gobierno desde las primeras horas de la mañana que no vieron las obras que se estaban realizando? Estas obras estaban a 10 metros escasos de la oficina técnica, y a 50 metros del Ayuntamiento. La máquina excavadora era de grandes dimensiones y los trabajos en el muro y zanja a descubrir, eran tan grande que se tuvo que cortar el tráfico por la bajada de la Plaza de la Constitución y desviarlo por la Calle Luis Calpena. ¿Si ellos no sabían nada, la orden de desviar el tráfico quien la dio?.

Bueno pues al día siguiente, después de estar hecho el hueco en el muro y hecha la zanja en el pavimento, aparecen comunicados, como el realizado por el Sr. Juan Luis Escoda diciendo textualmente: “El consistorio y más concreto mi concejalía, no tienen nada que ver con el lugar elegido para iniciar esta obra. Todo esto parte de Obras Públicas y a lo largo del día trataré de que se nos dé una explicación”.

El equipo de gobierno no sabe nada. ¿Las obras se hacen solas? ¿Son sólo los técnicos los que deciden lo que hay que hacer? ¿No hay ningún miembro del equipo de gobierno que decida lo que se hace, dónde se hace, o al menos esté enterado?

Ahora resulta que la culpa es de todo el mundo menos de los dirigentes de este ayuntamiento. ¿Para qué queremos concejales de Urbanismo, de Obras o de Patrimonio si no se enteran de nada?

Hasta esta legislatura, siempre han sido los concejales del ayuntamiento, fueran del partido que fueran, los que con ayuda de los técnicos han decidido dónde y cómo se tenían que realizar las obras, y conjuntamente se ha hecho un seguimiento exhaustivo de cómo se realizaban. Al parecer ahora no es así.

¿Entonces quien decide poner un punto de carga eléctrico al lado de un BIC, picando un muro de piedra, sin realizar estudio arqueológico y sin autorización de Conselleria, como se le exige a cualquier vecino del casco antiguo?

¿De quien fue la idea de instalarlo en una calle que se encuentra cerrada al tráfico en numerables ocasiones, ya que es un paso obligado por fiestas, procesiones, etc.? ¿Dónde tendrían que ir a cargar los vehículos eléctricos estos días?

Señores miembros del equipo de gobierno, hagan el favor de comunicarse entre ustedes y antes de que nos cueste el dinero a todos por su incompetencia asegúrense de lo que van a hacer.