Sorprendido. He leído lo escrito por Julián Ramón Gómez en respuesta a mi escrito sobre la situación de las personas LGTB en Villena. No acabo de comprender su enfado, cuando en el artículo se aclara que se habla del Ayuntamiento y las concejalías respectivas, y no de partidos políticos concretos. Pero por alguna razón que no acabo de comprender, se ha dado por aludido. En vez de leer el artículo y fijarse en su mensaje, se centra en la foto que acompaña al artículo como si eso fuera lo importante.

Ciudadanos Villena es un equipo que está por encima de intereses personales y que ha apoyado y apoyará las propuestas positivas que se planteen sobre el colectivo LGTB más allá de individualidades. Se plantea una queja porque no se invitó a ningún partido a la izada de bandera, hablando de todos los partidos porque pienso que el bienestar de las personas LGTB debería ser defendida por todos los partidos. Quien me conoce, sabrá que he trabajado con quien ha querido trabajar conmigo sea del color que sea porque al final, lo que debería primar es el interés del pueblo y no otros intereses.

También se especifica que Ciudadanos Villena no quería ser la cabeza visible en el Orgullo, sino que buscaba organizarlo en consenso. En ningún momento, se ha buscado apropiarse de un trabajo o lucha que debería ser de las personas LGTB como yo y otros compañeros activistas que me han acompañado en estos años. Ellos deberían ser quienes planteasen sus quejas a mi escrito y no una persona ajena a estos temas. La mención sobre que Ciudadanos Villena organizó la primera reunión se debe a una duda sobre qué hubiera pasado si no hubiera dado el paso de convocar esa reunión. Aún convocándola, nos quedamos cortos de tiempo y no se organizó cómo hubiera debido.

Si se hubieran buscado votos o hubieran primado otros intereses, hubiera aparecido personalmente en la rueda de prensa que se dio antes del Orgullo y preferí que otra compañera fuera esta vez quien fuera visible. Nunca he buscado protagonismo en estos temas, sino ayudar a quien lo necesitase, desinteresadamente si ha sido el caso. Y que ahora se quiera echar por tierra el trabajo que se ha realizado por tantas personas en el último Orgullo me apena. Quien busca destruir en vez de construir, no debería ser tenido en cuenta. Personalmente, he estado encantado de trabajar con las personas que me han querido ayudar, como ha ocurrido con Ciudadanos Villena y como continuaré haciendo.

Julián ve el dedo que apunta a la luna, y se fija en el dedo. El mensaje del artículo era una queja por la inactividad del Ayuntamiento ante la temática LGTB, limitándose a actividades organizadas por Diputación o Generalitat, que siendo gratuitas al Ayuntamiento les parecían suficientes, cuando no lo son. En ningún momento, Ciudadanos Villena intenta utilizar al colectivo LGTB sino compartir con los vecinos de Villena qué situación han sufrido las personas LGTB en Villena para que lo tengan en cuenta, si así lo ven necesario, a la hora de votar en las próximas elecciones.

Muchos vecinos nos hemos cansado de ver a concejales aparecer en fotos cuando no ha habido trabajo detrás de esas fotos, pero no solo en tema LGTB, sino en cualquier otro tema. En este caso, puedo afirmar que detrás de la foto que ha acompañado al artículo, ha habido trabajo y mucho. Si Julián desconoce este hecho, no le exculpa de errar en sus palabras. Nadie va a poder decir que no he trabajado como para poder escribir el artículo queja que se publicó. No queremos políticos que solo aparezcan para la foto, y tampoco políticos que no quieran sumar a Villena o que quieran destruir lo que existe solo por intereses personales. Y en este caso, Julián ha querido aparecer en la foto que no le tocaba.